spot_img

Las Navas de Tolosa, la carga más importante de la historia de «España»

Hablamos de la llamada ‘carga de los tres reyes’, aquella que decidió la batalla de las Navas de Tolosa, una de las más trascendentales de la llamada Reconquista y quizá de toda la historia española.

Sucedió en el fragor de esta decisiva batalla, que sin duda marcó el futuro de los reinos cristianos en la península. Cuando el empuje de los cristianos comenzaba a disminuir y la victoria se encaminaba del lado Almohade del califa Muhammad an-Nasir, los reyes cristianos tomaron una decisión crítica. A la desesperada, Alfonso VIII (Castilla), Sancho VII (Navarra) y Pedro II (Aragón) reunieron las tropas de retaguardia y a su caballería pesada e iniciaron la última gran carga, la «Carga de los tres reyes». Con está desesperada acción lograron doblegar al imponente ejército almohade, haciéndoles huir en desbandada. El monarca navarro Sancho VII, logró llegar hasta la misma tienda del califa que tuvo que huir para no ser capturado. Las cadenas de la tienda califal pasaron al emblema navarro que se mantiene en nuestros días.

Blasones Cristianos y Almohades Navas de Tolosa
Blasones de los Reinos Cristianos y Almohade en la batalla de las Navas de Tolosa

Batalla de las Navas de Tolosa

Esta decisiva batalla sucedió un 16 de julio de 1212 en la localidad de Santa Elena (Jaén). La unión los reinos cristianos de Aragón, Castilla y Navarra (no participaron de manera oficial León y Portugal, sólo con voluntarios), algunos ultramontanos y las órdenes militares vencieron a un ejército que les superaban en número. Mucho se ha hablado de los datos numéricos de los efectivos de ambos contendientes (algunos exageradísimos) y poco se sabe con certeza. Se estima que los cristianos podrían contar entre 10.000 y 15.000 efectivos con unos 4.000 caballeros. Hay que considerar las dificultades logísticas de aquellos ejércitos. Lo más probable es que las tropas del califa doblaran a los aliados cristianos.

Consecuencias de Las Navas

La gran victoria cristiana en Las Navas de Tolosa supuso un importante efecto: los almohades, que trataban de recuperar de nuevo toda la península para Al-Andalus, fueron frenados  de manera definitiva y ya nunca fueron una amenaza. Pese a todo, los cristianos no pudieron sacar gran ventaja territorial de la victoria. Después de esta batalla se centraron más en sus competencias locales y en batallar unos con otros, como habían hecho desde tiempo atrás, disputando o pactando con musulmanes o cristianos. La conquista completa de la península, que puso fin a Al-Andalus, se retrasaría aún casi tres siglos.

spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La Constitución Española de 1978

Curiosidades sobre la Constitución Española de 1978

0
La actual Constitución Española esta en vigencia desde diciembre de 1978. Os contamos algunas de sus curiosidades
'La Guerra de Stalin' de Sean McMeekin

‘La Guerra de Stalin’ de Sean McMeekin [Libro]

3
Sean McMeekin nos trae una nueva historia de la II Guerra Mundial, donde ofrece una nueva perspectiva centrada en el perfil de Stalin
Liga Santa Lepanto 1571

La Liga Santa, el camino hacia la gran victoria de Lepanto

0
La Liga Santa fue un tratado entre España, Venecia y el Papa para luchar contra los turcos que culminó en la gran victoria Lepanto de 1571

Autor

Comparte

7 COMENTARIOS

  1. # Efectivamente, ésta memorable batalla contra los almohades que dominaban Al Ándalus, fué una de las decisivas en la Reconquista; pues los almohades renunciaron desde entonces a pasar más de allá de Andalucía.
    — Pero no fué la única batalla decisiva; pues anteriormente los almorávides que habían derrotado sucesivamente al Rey de Castilla y León Alfonso VIII en Sagrajas, en Consuegra, etc. y que amenazaban toda la Península, fueron derrotados decisivamente por el legendario Cid Campeador en la tremenda Batalla de Cuarte, a las afueras de Valencia; una batalla que las fuentes árabes de la época denominaron «la locura del espanto»; y el Cid los acabó expulsando de todo el Levante; tras derrotarles de nuevo en la Batalla de Bairén.
    > La consecuencia de la gran derrota de los almohades en Las Navas de Tolosa, fué que poco después, el Rey Fernando III el santo, conquistó Úbeda, Baeza, Huelva, Córdoba y especialmente Sevilla (de la que es Patrón); quedando toda Andalucía en poder de los cristianos excepto los extensos territorios del Reino de Granada, que tardó siglos en ser conquistados por los Reyes Católicos tras la unión del Reino de Castilla y León y el Reino de Aragón.
    — En la propia población de Las Navas y en Santa Elena, pueden verse monumentos conmemorativos, y en lo alto de un cerro, un Museo describiendo los pormenores de dicha batalla; en la cual además de los 3 Reinos citados, también participaron las poderosas Ordenes Militares de la época; pues los franceses venidos para ello, se habían retirado dias antes.
    — En esa Batalla de las Navas, un pastorcillo enseñó a los Reyes cristianos un camino angosto por la sierra que sirvió para atacar por la espalda a los almohades. Dicho pastor también tiene allí su monumento.
    — Finalmente conviene recordar que además de esa famosa batalla de Las Navas,, fueron también decisivos en la Reconquista: la Batalla de Simancas, en la que el Rey Ramiro II de León derrotó a Abderramán III del Califato de Córdoba (el que se apoderó de Madrid y construyó su alcázar), y trasladó la frontera de los cristianos hasta el rio Tormes,; el Reino de Navarra que en Roncesvalles les hizo comprender a los árabes que era mejor marcharse a la meseta; el guerrero Pelayo, que en sus emboscadas, como en Covadonga, a los árabes les hizo comprender que en Asturias no se iba a repetir las algaradas sangrientas del caudillo árabe (omeya) Almanzor; el Rey de Castilla y León, Alfonso VI, que arrebató a los árabes la importante ciudad de Toledo; y el Rey de Aragón: Jaime I el Conquistador, que afianzó el dominio cristiano sobre los árabes en toda la zona del mediterráneo; reconquistando de nuevo Valencia que tras la muerte del Cid, y a la vista que nadie se atrevía entonces a seguir defendiendo esa importante ciudad, se marcharon los castellanos, (quemando la ciudad) y entonces regresaron los árabes. (Estaba cláro que una cosa era el temible Cid Campeador y otra cosa eran los demás capitanes de la época).

  2. Dos libros que ame sobre la reconquista son: El Mozárabe y El camino del Mozárabe, de Jesús Sanchez Adalid, pa aquellos que gustan de la novela histórica. saludos desde México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí