spot_img

El cónclave de Viterbo, el más largo de la historia

Tras el fallecimiento de Clemente IV, la elección de su sustituto al frente de la Iglesia de Roma se alargó en Viterbo durante ¡casi 3 años!… sí, habéis leído bien, desde el 29 de noviembre de 1268 hasta el 1 de noviembre de 1271… más de mil días. La razón de que se alargara tanto el Cónclave de Viterbo fue principalmente por las diferencias políticas entre franceses y el resto. En concreto entre los cardenales favorables a la casa de Anjou y los que querían evitar a toda costa la elección de un papa de origen francés. Eran principalmente los cardenales de origen italiano que ya sufrían la presión de los Anjou desde Sicilia. El problema era que estas dos facciones estaban muy divididas lo que complicaba la elección. 

clemente iv
Clemente IV, cuya muerte desembocó en el cónclave más largo de la historia

En Viterbo, que fue la curia romana desde 1257 a 1281, se reunieron 20 cardenales (tres fallecieron durante el cónclave). Según avanzaba el tiempo, y como no llegaban a un acuerdo ni parecía que se lo tomaran con excesiva exigencia (tras cada reunión volvían a sus palacios), decidieron “secuestrarlos”. A finales de 1269, un año después del comienzo del cónclave, el prefecto y el magistrado de la ciudad decidieron restringir las condiciones de los cardenales. Les aislaron, encerrándoles bajo llave, restringieron su manutención e incluso llegaron a dejarles sin techo. Así el ayuno y la intemperie debían convencerles de elegir al sucesor de Clemente IV.

CASI 3 AÑOS, MÁS DE MIL DÍAS, TARDARON EN ELEGIR AL NUEVO PONTÍFICE

Las presiones por parte de Francia fueron continuas tanto de Carlos de Anjou, rey de Sicilia, que estuvo presente de manera casi continua en Viterbo, como del rey francés Felipe III, que también estuvo en la ciudad papal. 

palacio papal viterbo
Palacio Papal de Viterbo, sede de la curia entre 1257 y 1281 debido a la inseguridad de Roma

Pese a todo, el tiempo siguió pasando sin acuerdo y en septiembre de 1271 optaron por lo que podía ser la única solución: la elección “por compromiso”. Esta era junto a la elección “por aclamación” y “por escrutinio”, una de las tres opciones para elegir en los cónclaves. Esta última, bajo voto secreto, es la actual.

COMO NO SE PONÍAN DE ACUERDO, LOS MAGISTRADOS DE VITERBO DECIDIERON “SECUESTRARLOS”

Para la elección por compromiso se designaron a seis cardenales, cinco ellos italianos, siendo excluidos los partidarios de los Anjou. Contra pronóstico, se eligió a alguien que no era siquiera cardenal, Tedaldo Visconti. Se convirtió en el Papa de Roma nº 184 como Gregorio X.  

Tedaldo Visconti, Gregorio X

Gregorio X (1210-1276), había nacido en Italia y cuando fue elegido se encontraba muy lejos de Viterbo, en San Juan de Acre. Tierra Santa vivía la novena (y última) cruzada y fue allí donde Tedaldo se encontró con Marco Polo, que estaba en su viaje hacia la corte de Qublai Khan

Fue elegido el 1 de noviembre de 1271 pero no llegó a Viterbo hasta febrero del año siguiente. El 27 de marzo fue coronado en Roma dando por comienzo a su pontificado, que no llegó a los 4 años. El nuevo pontífice contaba ya con 61 años y falleció el 10 de enero de 1276.

conclave de viterbo gregorio x
Gregorio X

El nuevo papa aprendió bien la lección y puso todos los medios necesarios para que no se volviera a repetir un cónclave tan largo. Durante el II Concilio de Lyon, que se celebró 1274, puso las bases para ello e instauró normas en la elección de futuros pontífices. Entre ellas estaban aislar a los electores desde el primer día; a partir del tercer día restringir las comidas a una por día; y si llegado el octavo no habían decidido sucesor, alimentarlos solo con pan y agua. Además mientras durase el cónclave no recibirían los pagos de su cargo. Desde luego que aprendieron, pues los dos siguientes cónclaves solo duraron 1 y 9 días respectivamente.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS