spot_img

El nudo que casi vence a Alejandro Magno

Gordias, tras ser proclamado rey de los frigios, homenajeó al dios Zeus ofreciéndoles su carro que ató a un poste. Lo curioso es que el oráculo vaticinó que quien lograra desatar el nudo sería el dueño de Asia Menor.

El que se conoce como “nudo gordiano” no debía estar mal atado cuando pasaron los años y nadie era capaz de deshacerlo. Así y 400 años después, llegó al lugar un tal… Alejandro Magno que acababa de conquistar el reino de Frigia. El macedonio intentó desatarlo pero tampoco lo logró, ¿el que sería el hombre más poderosos de toda Asia en evidencia por un simple nudo? ¡No! Ante el desafío decidió sacar su espada y cortar la cuerda de un solo golpe. Dicen que tras ello se desató una gran tormenta, ante lo que el bueno de Alejandro justificó que Zeus había admitido que era lo mismo cortarlo que desatarlo ¿genial verdad?

“Da igual cortarlo que desatarlo”

Alejandro Magno

Gordias, rey de los frigios

Este rey del país de la actual Anatolia (Turquía), llegó a trono por total casualidad. Se dice que tras una serie de guerras civiles donde no se decidía quién reinaría, acudieron al oráculo para que les ayudará a decidir. Este indicó que alcanzaría el trono aquel que llegara montado sobre su carro. Y por allí apareció nuestro protagonista, Gordias, que era un simple labrador que volvía de sus labores del campo con su carreta tirada por bueyes. Sin embargo había que asumir la voluntad del oráculo y este buen agricultor se transformó en el rey de frigia y llegó a fundar una ciudad en su nombre, Gordia. Para festejar su nombramiento, homenajeó al dios Zeus con su “famoso” carro, el cual ató a un poste con el apretado nudo, del  que ya hemos hablado.

Es realmente curioso, ¿estáis de acuerdo?

ÚLTIMOS ARTÍCULOS