spot_img

Origen de prometer «el oro y el moro»

Prometer el oro y el moro es una promesa fácil y que no tiene mucho fundamento de cumplirse.

El origen de esta expresión se encuentra en un relato del historiador Javier Piñero, de finales del siglo XIX. En él hacía referencia a un suceso ocurrido en 1426 en Jerez. En una acción sorpresiva, una serie de caballeros cristianos apresaron a un número elevado de musulmanes, unos cuarenta, entre los que se encontraban el alcalde de Ronda, Abdalá y su sobrino Hamet.

Abdalá consiguió pagar su alto rescate y fue liberado por los caballeros que gustosamente se repartieron el oro recibido. Pero el rey de Castilla, Juan II, padre de los futuros Enrique IV e Isabel la Católica, demandó que el resto de los cautivos también fueran puestos en libertad. Los caballeros se negaron, ya que la manutención y custodia que habían sufragado era elevada y reclamaban cien dobles de oro. El rey ordenó que Hamet fuera enviado a la corte, lo que causó el malestar de los caballeros y discusiones con el rey. Estos actos dieron lugar a conversaciones en la que salieron el «oro y el moro» y se dijo por Andalucía que lo que deseaba el rey castellano era precisamente, el oro y el moro.

spot_img

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La Constitución Española de 1978

Curiosidades sobre la Constitución Española de 1978

0
La actual Constitución Española esta en vigencia desde diciembre de 1978. Os contamos algunas de sus curiosidades
'La Guerra de Stalin' de Sean McMeekin

‘La Guerra de Stalin’ de Sean McMeekin [Libro]

3
Sean McMeekin nos trae una nueva historia de la II Guerra Mundial, donde ofrece una nueva perspectiva centrada en el perfil de Stalin
Liga Santa Lepanto 1571

La Liga Santa, el camino hacia la gran victoria de Lepanto

0
La Liga Santa fue un tratado entre España, Venecia y el Papa para luchar contra los turcos que culminó en la gran victoria Lepanto de 1571

Autor

Comparte

8 COMENTARIOS

  1. ¡Hola Rubén!
    Yo también, soy un gran amante de la historia y encuentro tu blog, extraordinario. Sigo tus historias, con verdadera fruición.
    Muchos saludos desde la capital de Nicaragua!
    ¡Continúa así!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí