spot_img

La batalla de Grunwald de 1410, el principio del fin del Estado Monástico de la Orden Teutónica

Hay batallas que merecen el significativo de grandes, no por la cantidad de combatientes o por el tiempo que duraron, sino porque el resultado de las mismas cambió radicalmente el devenir de la Historia con mayúsculas.

Importancia de la batalla de Grunwald

Sin duda alguna, la batalla de Grunwald, también conocida como la primera batalla de Tannenberg, ocurrida el 15 de julio de 1410, allá por tierras que hoy pertenecen a Polonia, es una de estas grandes batallas; la derrota de los Caballeros Teutónicos a manos de los ejércitos aliados del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania significó el principio del fin del poder político de la Orden Teutónica. Alemania, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia y Rusia no serían hoy en día tal y como las conocemos si la batalla de Grunwald hubiera tenido un desenlace diferente, allí se fraguó el destino del norte y este de Europa para las siguientes centurias.

La batalla se conoce de diferentes maneras según el lugar, la batalla de Grunwald, la primera de Tannenberg o la de Zalgiris

Una batalla, varios nombres

Aquel 15 de julio de 1410 el sol salió indiferente a los acontecimientos que tendrían lugar en las tierras del norte de Polonia. Entre las aldeas de Tannenberg, Grunwald y Ludwigsdorf , iban a enfrentarse las tropas de la Orden Teutónica y los ejércitos aliados del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania, en una batalla campal que ha pasado a la historia con diferentes nombres: los alemanes la llaman la primera batalla de Tannenberg, los polacos, la batalla de Grunwald y los lituanos, la batalla de Zalgiris.

Los Teutones, la Orden de los Caballeros Teutónicos

Las órdenes militares son un fenómeno fundamental en la Edad Media europea. La Orden Teutónica u Orden de los Caballeros Teutónicos del Hospital de Santa María de Jerusalén se llama también Orden de los Caballeros Teutones. Originalmente fundada en Acre en 1190 como organización hospitalaria para atender a los cristianos durante la tercera cruzada se reorganizó en 1199 como orden militar para defender los Santos Lugares. Llegará a Europa 10 años después de su fundación, al ser invitados a Italia, Hungría, Alemania, Castilla, y Polonia.

Contexto histórico

En 1195, el papa Celestino III proclama una cruzada contra las tribus bálticas para convertirlas al cristianismo. En 1226 el emperador del Sacro Imperio Romano, Federico II, encomienda a la Orden Teutónica la lucha contra los paganos del norte de Polonia, otorgándole la soberanía sobre los territorios a conquistar. El conde polaco Conrado de Mazovia les pide ayuda para combatir a los prusianos y en 1230 les otorga la tierra de Chelmno, que constituirá la base del Estado Monástico de los Caballeros Teutónicos o Estado Teutónico, un estado independiente que jugará un importante papel en la política del Imperio hasta su desaparición en 1525 cuando el Gran Maestre secularizó parte de los territorios convirtiéndolos en el Ducado de Prusia.

Las órdenes militares consideraban un derecho moral y legal expandirse en su cruzada contra los paganos del norte de Europa; la Orden Teutónica lo hará por las tierras de Prusia y la Orden de Livonia, creada en 1024 en Riga, combatirá más al norte contra el Gran Ducado de Lituania y se incorporará a la Orden Teutónica en 1237.

El papa Celestino III proclamó en 1195, una cruzada para cristianizar a las tribus bálticas

En el siglo XIII el Estado Teutónico se enfrentará a las rebeliones de los pueblos bálticos, especialmente los prusianos, y a los otros dos grandes poderes de la zona: el pagano Ducado de Lituania al noreste y el católico Reino de Polonia al oeste.

Causas de la batalla

En 1386 el gran duque de Lituania, Jogaila se bautiza para convertirse en rey de Polonia (Vladislao II Jagellón) y al año siguiente el Gran Condado de Lituania será declarado católico. Su primo Vitautas, conseguirá en 1392 ser el gran duque de Lituania con apoyo teutónico. Con la cesión de Samogitia la Orden obtuvo la ansiada unión de sus dominios en Prusia y Livonia.

Cuando los habitantes de Samogitia, los últimos paganos en Europa, se rebelen en 1409 apoyados por Lituania y Polonia, el Gran Maestre de la Orden, Ulrich von Jungingen, declarará la guerra.

Ulrich-von-Jungingen GranMaestre Orden Teutonica
Momento del la batalla en que es abatido el Gran Maestre de la Orden Teutónica

Las tropas polaco-lituanas cruzaron la frontera el 9 de julio de 1410 con el fin de atacar la sede teutónica, el castillo de Mariemburgo. Los caballeros teutones salieron a su encuentro, y seis días más tarde, el 15 de julio, los dos ejércitos se encontrarán entre las aldeas de Tannenberg, Grunwald y Ludwigsdorf.

Los ejércitos enfrentados y la batalla

La batalla de Grunwald fue una batalla campal donde se buscó el enfrentamiento frontal. Los combatientes utilizaron armas similares, todos llevaban casco y escudos rectangulares de origen prusiano. Los que podían permitírselo armaduras de placas, guanteletes y manoplas de diferentes tipos. Se usaron hachas de combate, espadas y flechas, y el ejército teutónico espadas alemanas llamadas dussack y también ballestas.

El ejército teutónico

El ejército de la Orden estaba compuesto en primer lugar por los Caballeros Teutones (milicias concejiles y hermandades), guerreros de origen germano, bien entrenados, equipados y disciplinados, con mentalidad de grupo. Iban acompañados por sargentos (que hacían de escuderos y combatían con ellos), vasallos de la tierra, hombres libres, aliados prusianos, mercenarios, cruzados voluntarios y algunas bombardas de artillería.

miniatura batalla de Grunwald
Miniatura de la Crónica Spiezer de Diebold Schillings el Viejo, sobre la batalla de Grunwald o de Tannenberg

La caballería pesada suponía más del 50% de las tropas de combate del ejército de la Orden. La infantería guardaba los campamentos y apoyaba a la artillería y a los ballesteros (que desde el siglo XIII constituían una gran ventaja en el combate para la Orden).

Polacos y lituanos, las tropas aliadas

Las tropas aliadas eran más internacionales, por un lado los polacos, reino occidentalizado con gran cantidad de nobles y armamento similar al de los teutones. Por otro lado, los lituanos, que si bien en el siglo XIII habían estado peor organizados y pertrechados, con armaduras muy ligeras y arqueros sin protección, en el siglo XV su equipamiento se había ido igualando al del ejército teutónico. Además, los lituanos, cuyo ducado ocupaba grandes territorios, llevaban consigo vasallos rusos, rutenos, moldavos y checos y al menos 3.000 tártaros de la Horda de Oro con caballería ligera.

Los ejércitos en cifras

El baile de cifras en las fuentes para el número de combatientes es considerable. Actualmente se estima que el ejército teutónico tendría de 12.000 a 15.000 hombres, básicamente caballería pesada, y los aliados entre 22.000 y 30.000 efectivos. Aunque se sabe que la batalla tuvo lugar en el triángulo entre Tannenberg, Grunwald y Ludwigsdorf, se desconoce el lugar exacto.

Situación de los ejércitos

Hay varias hipótesis respecto a las posiciones que ocuparon los ejércitos antes del combate, la teoría clásica supone la línea teutónica en el oeste entre las poblaciones de Tannenberg y Ludwigsdorf y el frente aliado posicionado paralelamente algo más hacia el sur. Una teoría más novedosa indica que el teutónico estaría en Tannenberg, mirando hacia el SO (¡frente al sol toda la mañana!) y el polaco-lituano al sur, algo más retrasado que la línea que une Grunwald y Ludwigsdorf.

desarrollo batalla de Grunwald
Posicionamiento de los ejércitos y desarrollo de la batalla de Grunwald (Hipótesis clásica)

La batalla

La batalla empezó con el ataque del ala derecha lituana, tras una dura lucha los lituanos se retiraron y los Caballeros Teutónicos se lanzaron a su persecución. Fuentes polacas, apuntan que los lituanos simplemente huyeron; otras versiones, incluidas las alemanas, indican una retirada fingida para conseguir que parte de la caballería pesada teutónica abandonara el campo de batalla. Seguidamente el grueso de las tropas polaco-lituanas atacó al resto de las tropas de la Orden. Los caballeros que habían dejado el campo de batalla persiguiendo a la caballería lituana (más ligera) serán diezmados en emboscadas.

 

Bajas

Respecto al número de bajas tampoco hay consenso, alguna fuente polaca habla de 8.0000 teutones caídos y solamente 20 polacos. Otras fuentes cuentan 8.000 muertos en cada lado y otras, 20.000 fallecidos en total. Testimonios de la época completamente exagerados indican 50.000, incluso 100.000 caídos.

Pese a la confusión de cifras, el resultado final es evidente, la Orden Teutónica sufrirá una terrible derrota, muere su Gran Maestre y perderá más de 200 hermanos de los 233 que había llevado.

Tras la batalla, las tropas polaco-lituanas marchan a conquistar su primer objetivo, Mariemburgo. Allí los supervivientes de la batalla ayudados por tropas llegadas desde Königsberg, conseguirán defenderse tenazmente. La retirada del ejército aliado, tras más de dos meses de asedio, permitirá a la orden conservar territorios en la zona durante más de un siglo.

La derrota teutónica en la batalla de Grunwald fue terrible para la orden, pues cayeron la mayoría de los caballeros participantes, incluido el gran maestre

Consecuencias de la batalla

Los alemanes creyeron que la derrota se debió a la existencia de traidores dentro de las tropas teutónicas, sin embargo, historiadores actuales piensan que el avance lituano sorprendió a los Caballeros Teutónicos, que los habría infravalorado.

Por el tratado de Paz de Thorn (1411) la Orden cede la ciudad de Dobrin a Polonia y la región de Samogitia a Vitautas hasta su muerte. La compensación económica a pagar es altísima: 5 toneladas de plata durante 4 años. El nuevo Gran Maestre, que también tenía que pagar la soldada a los mercenarios y los rescates de los caballeros prisioneros, se vio obligado a subir los impuestos en sus territorios. El descontento de la población alentará nuevos levantamientos.

batalla de Grunwald
Cuadro de gran detalle sobre la batalla de Grunwald, de Tannenberg o de Zalgiris

La batalla de Grunwald (Tannenberg para los alemanes) supondrá el principio del declive del poder político de la Orden Teutónica. Y también una espina en la memoria de los alemanes que, cuando mucho más adelante consigan vencer a los rusos en la Primera Guerra Mundial, llamarán a esta batalla “segunda batalla de Tannenberg” para “compensar” la memoria de la derrota de 1410.

Por el contrario, los polacos consideran la batalla de Grunwald como su gran victoria nacional, no sólo porque fue la primera derrota infringida a los Caballeros Teutónicos desde 1230, sino porque marcaría el inicio del ascenso del Reino de Polonia como potencia europea.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS