spot_img

Kasserine: La gran derrota norteamericana a manos de Rommel

1943 fue el año clave para en el declive Alemán en la Segunda Guerra Mundial. El norte de África no fue una excepción. Las pasadas grandes victorias de Erwin Rommel y su Afrika Korps que le habían llevado a las puertas de Alejandría habían pasado. La segunda batalla del Alamein entre octubre y noviembre del año anterior habían acabado con la mayor parte de su ejército, debido tanto a la superioridad aliada como a la falta de combustible para sus blindados.

Afrika Korps
Imagen del DAK, Deutsches Afrika Korps

Sin embargo tras su retirada a Túnez con lo que quedaba de su ejército todavía le quedaba un último aliento africano. El canto del cisne del Afrika Korps lo sufrieron los norteamericanos en el paso de Kasserine, en lo que se conocería como la batalla del paso de Kasserine, pese a estar de nuevo en inferioridad, una tónica que fue constante en África para el Mariscal Alemán. El ejército del eje estaba formado por alemanes e italianos con un contingente de unos 22.000 soldados y 250 blindados. Los aliados los formaban norteamericano, británicos y franceses con 30.000 efectivos, además contaban con el doble de blindados, unos 500. Todo parecía a favor de los aliados, que habían realizado en Marruecos y Argelia su primer desembarco y trataban de  atenazar a las fuerzas alemanes, presionados en el este por el 8ª ejército británico.

Sin embargo lo experimentados soldados alemanes se impusieron de manera aplastante a los aún inexpertos norteamericanos. Sería el primer enfrentamiento de importancia entre norteamericanos y alemanes y una de sus mayores derrotas de los primeros en la guerra. Las bajas no dejan lugar a dudas: 10.000 aliados, gran parte norteamericanos, y 235 blindados destruidos, (además de gran cantidad de vehículos y cañones). Por el contrario las fuerzas de Rommel sólo sufrieron 2.000 bajas y la pérdida de “sólo” 34 blindados.

Panzer VI Tiger
Un temible Tiger alemán en el desierto de Túnez.

Pese a todo la delicada situación de Rommel evitó que pudiera sacar partido de la victoria. Sin apenas suministros y grandes carencias de combustible para sus blindados, no pudo presionar como debía las fuerzas en retirada de los Aliados y tuvo que retirarse a las posiciones iniciales. Atenazado entre dos ejércitos y aislado en muy poco espacio de terrero en Túnez, el Afrika Korps estaba sentenciado. En mayo de 1943 se rendía con un enorme número de soldados del eje capturados, cerca de un cuarto de millón de alemanes e italianos. A Rommel le esperaba la defensa el muro atlántico ante una más que previsible invasión a gran escala aliada.

Fotos: fotosimagenes.org / wikipedia

ÚLTIMOS ARTÍCULOS